lunes, 13 de febrero de 2017

MAXIMO EL CONFESOR

Las diferentes formas de virtudes y los sistemas internos de las cosas existentes son todos patrones de bendiciones divinas, y mediante ellos Dios es continuamente encarnado. Encarnado es en la forma de las virtudes y espiritualizado en los sistemas internos del conocimiento místico. Mediante estos medios Él deifica a aquellos que son encontrados merecedores, imprimiendo en ellos el sello de la verdadera virtud y otorgándoles la infalible esencia del conocimiento místico de la verdad.

Máximo el Confesor

JUAN CLIMACO

No todo el mundo puede realizar el más elevado estado del alma trascendente; pero es ciertamente posible para cada uno encontrar la reconciliación con Dios, y es esto lo que los salvará.

Juan Climaco.

SAN JUAN CASIANO

La enfermedad del cuerpo no es un obstáculo para la pureza de corazón, siempre que le demos al cuerpo lo que su enfermedad requiere, no lo que gratifique nuestro deseo de placer. Hay que comer para mantenernos vivos, pero no para esclavizarnos a los impulsos del deseo. Comer moderadamente y de manera razonable es mantener el cuerpo sano, no privarlo de su santidad.
San Juan Casiano.

HESIQUIO EL PRESBÍTERO

Escribimos lo que sabemos; y para aquellos que quieran entender lo que decimos, damos testimonio de todo lo que hemos visto a lo largo del recorrido de nuestro camino. Él mismo ha declarado: "Si un hombre no habita en Mí, es expulsado fuera como una rama; los hombres la agarran, y la echan al fuego, ahí arde. Si habita en Mí, Yo habito en él" (Juan 15:5-6). El sol no puede brillar sin luz; ni puede el corazón ser puro de la mancha de los pensamientos destructivos sin invocar en oración el nombre de Dios. Pues este nombre es "Luz" mientras que los malos pensamientos son tinieblas; es Dios y Maestro, mientras que los malos pensamientos son esclavos y demonios.
San Hesiquio El Presbítero.