martes, 29 de diciembre de 2020

EL LIBRO DE ENOCH: EL ORIGEN DEL MAL ANTERIOR AL DILUVIO EN LAS TRADICIONES MESOPOTAMIAS Y JUDÍAS

Había una tradición en el medioambiente de los escribas en la que el séptimo personaje anterior al diluvio, un rey o un sabio, ascendió al cielo donde recibió conocimiento de la sabiduría divina. El séptimo rey antes del diluvio según varias listas fue Enmeduranki, el rey de Sippar, quien se distinguió por poseer conocimiento divino de los dioses Adad y Shamash (Lambert 1998). Los estudiosos de la Biblia están generalmente de acuerdo en que el fondo religioso-histórico de Enoch, el séptimo patriarca antediluviano en Gén. 5:23 y subsecuentemente la autoridad apocalíptica en la literatura sobre Enoch, está fundamentado en el séptimo rey antediluviano Mesopotamio Enmeduranki. John J. Collins afirma:


El personaje Enoch está en cierta medida modelado según Enmeduranki, fundador de la cofradía de los “barus”, adivinos Babilonios…. Enoch aparece como séptimo en el linaje de Adán. En la “Lista de Reyes Sumerios”, el séptimo rey es Enmeduranki o Enmeduranna. Sippar, la ciudad gobernada por este rey, era el centro del culto a Shamash, el dios sol. Enoch está asociado con el calendario solar: su edad es de 365 años en el Génesis y el Libro Astronómico (en I Enoch) presupone un calendario de 364 días. Enmeduranki también fue el fundador de la cofradía de los adivinos y fue recipiente de revelaciones…… Evidentemente el séptimo hombre bíblico emula al séptimo rey Mesopotamio”. (Collins 1998, 26, 45-46.


Una cuestión que surge inmediatamente respecto al nivel de consenso entre los estudiosos bíblicos es, si los lazos históricos-religiosos conectan claramente a Enoch con Enmeduranki, y a Zisudra con Noé, cómo es posible que haya tan pocos datos en los dos relatos antediluvianos para que puedan ser comparados favorablemente? Algunos antiguos testimonios reconocen que los relatos Bíblicos y Caldeos del periodo antediluviano derivan de fuentes comunes. Por ejemplo, Cosmas Indicopleustes, el Monje viajero Nestoriano del siglo sexto d.C. indica que un conocimiento heredado existía en su época según el cual los patriarcas antediluvianos en la Biblia Hebrea corresponden a los reyes Mesopotamios del mismo periodo respecto a su posición en las correspondientes historiografías. El relato de Cosmas en su Topographia Christiana 12:3 yuxtapone a los patriarcas bíblicos con los reyes Mesopotamios como sigue:


Los narradores de la historia Caldea, los más antiguos y los que viven más al Este, mencionan en sus obras tanto el diluvio como la construcción de la Torre, puesto que vieron la Torrre con sus propios ojos cuando era construida, estando sin duda bien conscientes de que los hombres de esta época, temiendo otro diluvio, la erigieron como lugar de refugio y protección. Pero los hombres de épocas posteriores, al leer a Moisés y constatar que Noé, en cuya época tuvo lugar el diluvio, era el décimo desde Adán, fingieron que ellos también tenían diez reyes, que habían reinado 2242 mil años. De todos ellos el primero fue Aloros, o sea, Adán; el segundo Alaapros, Seth; el tercero, Almedon, Enosh_; el cuarto, Ammeon, Canaan; el quinto Ammegalaros, Mahalaleel; el sexto, Daonos, pastor de ovejas, Jared; el séptimo, Euedoranchos, Enoch; el octavo, Amempsinanchos, Matusalem; el noveno, Otiortes, Lamec; el décimo, Xisouthros, Noé. En su época dicen tuvo lugar el diluvio descrito por Moisés”(1).


Los nombres de los reyes Mesopotamios antediluvianos que Cosmas enumera derivan de la tradición atestiguada en las listas de reyes cuneiformes similares, que fueron las fuentes para Beroso. Cosmas puede haberse basado en un fragmento inidentificado de Beroso, aunque su fuente parece antigua e instructiva. El relato de Cosmas muestra que ya los antiguos estudiosos eran conscientes de la congruencia entre las historias antediluvianas Judías y Mesopotamias, y, al mismo tiempo trató de evadir estas similitudes afirmando que los Caldeos aprendieron de Moisés. Ni qué decir tiene que desde nuestra perspectiva contemporánea, fue Mesopotamia la que proveyó el “modelo”, que creativamente siguieron y modificaron los autores bíblicos (ver Hallo 1996, 1-17).


Además de Enmeduranki, la tradición Mesopotamia referente al sobreviviente del diluvio, llamado Ziusudra, Atra-hasis o Uta-napishti, y su visitante posdiluviano Gilgamesh, ha sido tratado por los estudiosos bíblicos interesados en la búsqueda comparativa (Collins 1998: 46). Combinando la evidencia filológica y de las fuentes textuales, de la iconografía y arqueología, uno puede demostrar que las descripciones del periodo antediluviano en las fuentes Judías dependían mucho de la anterior mitología y prácticas rituales Mesopotamias. O sea, una investigación de los estudios recientes de Asiriología hace más comprensiva la yuxtaposición de las dos narrativas históricas correspondientes. Además de los textos famosos en ambos lados, hay que considerar seriamente la variabilidad de las tradiciones, y también observar cómo las creencias eran puestas en práctica en los rituales, oraciones y encantaciones.


Los varios relatos de la historia antediluviana en las antiguas fuentes Mesopotamias y Judías han de ser vistos como resultado de antiguos debates. No sólo fueron copias directas, sino que también hubo reinterpretaciones creativas, especialmente de lado Judío. Algunas de estas creativas reinterpretaciones deben haber ocurrido como deliberadas inversiones del material con fuente en Mesopotamia. Como en el caso de la posterior mitología Gnóstica, cuyos autores crearon un cuerpo comprensivo de narrativas polémicas empleando una forma de “exégesis de protesta” respecto a la Biblia Hebrea, los autores Judíos invirtieron a menudo las tradiciones intelectuales Mesopotamias con la intención de mostrar la superioridad de los fundamentos culturales propios(2). No hay más que ver cómo los autores Judíos desacreditaron sistemáticamente a los sabios primordiales Mesopotamios (apkallu en Acadio) como eran los Vigilantes y los Nephilim, mientras los hacían formar parte de su historia nacional. En la reinterpretación Judía, los sabios antediluvianos Mesopotamios vinieron a ser guías malos de la humanidad. Además, este proceso de demonización estaba en parte construido sobre las tradiciones Mesopotamias mismas, dado que los apkallus eran ocasionalmente considerados como seres malos al menos en algunas de las teologías Mesopotamias,  y como habitantes del inframundo(Mallowan 1954: 92). Se pude resumir esto como sigue:


  1. Hay dos diferentes adaptaciones del conocimiento tradicional Mesopotamio en el libro del Génesis respecto a la historia antediluviana. Uno de ellos es positivo y afirmativo  -la secuencia de diez patriarcas antes del diluvio está en línea con los diez reyes antediluvianos de la mitología Mesopotamia, incluyendo Enmeduranki (Kvanvig 1988). La segunda adaptación es negativa –los sabios antediluvianos, los apkallu Mesopotamios fueron demonizados como “hijos de Dios”, y sus hijos los Nephilim (Gén. 6:3-4), quienes en la literatura posterior sobre Enoch aparecen como “Vigilantes” y gigantes, maestros ilegítimos de la humanidad antes del diluvio(I Enoch 6-8). El Libro de los Vigilantes reconcilia estas dos diferentes adaptaciones haciendo a Enoch superior a los Vigilantes en todos los aspectos. De esta forma, los autores Judíos querían describir a su héroe nacional como superior al campeón de la sabiduría extranjera. 
  2. A. D. Kilmer (1987) ha propuesto a los apkallu Mesopotamios como modelo de los Nephilim bíblicos, indicando que las fuentes atribuyen al sabio antediluviano Mesopotamio Adapa un acto de hubris y osadía y malas acciones fueron adjudicadas a algunos sabios posdiluvianos, que ofendieron a los dioses. En Génesis 6, los Nephilim ejemplifican a la humanidad antediluviana mala en general (Kilmer 1987:40). No se le ocurrió a Kilmer que la tradición Mesopotamia sobre los apkallus fue invertida deliberadamente en Génesis, y que la tradición encontró completa expresión en I Enoch. T. Milik señala el paralelo con la mitología Mesopotamia, cuando escribe sobre I Enoch 6:1ff: “El escritor imagina dos jefes de los ángeles caídos, un rey (Shemihazah)y un sabio (`Asael´el), cada uno presidiendo sobre unos diez Vigilantes….. basándose en el modelo Babilonio de reyes y sabios antediluvianos”. (J. T. Milik 1976: 29).
  3. Dado que muchas de las ciencias y tecnologías Mesopotamias eran ideológicamente concebidas como teniendo su origen en los antediluvianos apkallus, así tanto Enoch como los Vigilantes eran descritos como poderes antediluvianos instructores. Según Beroso, el sabio Oanes “le dio a los hombres todo lo que está relacionado con la vida civilizada” (F1). Dado que la tradición Mesopotamia veía a los apkallus como antepasados de los reyes, sacerdotes y sabios contemporáneos, el Libro de los Vigilantes posiblemente usó la imagen de los Vigilantes malos para criticar el culto en Jerusalem establecido y su sacerdocio (Himmelfarb 1993: 27). Si el Libro de los Vigilantes fue escrito como crítica del sacerdocio Sadoquita y el culto oficial en Jerusalem, como algunos estudiosos han sugerido (Boccaccini 1998), uno se pregunta cuán Babilonizados estaban los llamados Sadoquitas durante el periodo temprano del Segundo Templo.
  4. Los Apkallus mismos eran vistos negativamente algunas veces como criaturas maléficas dentro de la misma tradición Mesopotamia. Entre otras asociaciones, el apkallus tenía fuertes lazos con la demonología Mesopotamia, y eran ocasionalmente considerados seres demoniacos y malos, capaces de realizar brujería. Este punto de comparación muestra que la maldad de los antediluvianos maestros de la humanidad no era del todo una inversión de las tradiciones Mesopotamias a cargo de los estudiosos Judíos, sino que fue tomada en parte de tendencias existentes en la demonología Mesopotamia. 
  5. Los apkallus eran a menudo considerados criaturas, con vestidos de pez, de Ea, quien residía en el Apsu, el Océnao de Sabiduría. El diluvio castigó a los Vigilantes y a los Nephilim. Una tradición comparable del diluvio en Mesopotamia sobrevive en la versión de la Épica de Erra, donde Marduk envió a los sabios al Apsu como consecuencia del diluvio, y les ordenó que no volvieran a salir de allí (I 147). 
  6. Los nombres de Gilgamesh, Humbaba, y Uta-napishti aparecen en diferentes recensiones del Libro de los Gigantes como nombres de los gigantescos descendientes de los Vigilantes. Según John Reeves, “esto representa un polémico golpe contra las reverenciadas tradiciones de una cultura rival” (Reeves 1992:126). El hecho que un texto del Segundo Templo Judío demonice algunos caracteres pertenecientes al medio intelectual Mesopotamio, habla completamente a favor de la idea de que deliberadas inversiones de las tradiciones Mesopotamias era una práctica existente entre los intelectuales Israelitas. 
  7. Los “hijos de Dios” en Génesis y los Vigilantes en la literatura de Enoch son completamente divinos, como también lo eran los apkallus antediluvianos en la tradición Mesopotamia. Los cuatro pos-diluvianos apkallus eran de “humana descendencia”, lo que significa que los apkallus podían emparejarse con los humanos, al igual que los Vigilantes. El último de este grupo de apkallus, Lu-Nanna, era solamente “dos tercios apkallu” (Kilmer 1987: 39-40). Esto encaja completamente con estatus de Gilgamesh en el mundo posdiluviano, dado que también era “dos tercios divino, y un tercio humano” (I 48). Gilgamesh estaba remotamente relacionado con los apkallus antediluvianos, dado que “trajo de vuelta un mensaje de la época antediluviana”(I 8). En términos Judíos, era como un Nephilim, como lo describe el Libro de los Gigantes. Hay nueva evidencia cuneiforme que apoya la idea que Gilgamesh era considerado como de gigantesca estatura, su altura era de 11 codos(George 2007:240 1.34). 
  8. Estatuillas de apkallus eran enterradas en cajas como depósitos en los cimientos de los edificios Mesopotamios en orden a evitar el mal en la casa. El término massare, “vigilantes”, es usado para esos conjuntos de estatuillas en los encantamientos Acadios según los textos rituales. Esta denominación encaja con el término Arameo `yryn “los despiertos”, tanto para los ángeles buenos como para los Vigilantes. 


DISEMINACIÓN DEL CONOCIMIENTO ANTEDILUVIANO

La antigua tradición intelectual Mesopotamia le otorga a todas las ciencias sacerdotales un origen divino en la era antediluviana. El periodo anterior al diluvio era el de la revelación en la Mitología Mesopotamia, cuando fue establecido el fundamento del conocimiento posterior. Los sabios antediluvianos eran héroes culturales, que trajeron el arte de la civilización a la tierra. Durante el tiempo que siguió a este periodo, nada nuevo es inventado, la revelación original es solamente transmitida y desarrollada (Kvanvig 1988: 201). Oannes y otros sabios enseñaron todos los fundamentos de la civilización a los antediluvianos humanos, como narra Beroso(3).


Un importante tema reflejado en las antiguas fuentes respecto al conocimiento antediluviano fue su supervivencia durante el diluvio y su transmisión después de este. Si solamente escapó una familia del diluvio, como es el caso en muchos relatos Mesopotamios y Judíos, el sobreviviente del diluvio y su progenie deben ser vistos como transmisores del conocimiento antediluviano en el tiempo posterior al diluvio. Aparentemente, algunas fuentes ven al sobreviviente del diluvio como descendiente del linaje de los divinos apkallus, sin ser explícitamente igualado con ellos(4). Uno de los nombres del sobreviviente del Diluvio en la literatura Mesopotamia era Atra-hasis, que significa “excelentemente sabio”, que es también un epíteto del sabio Adapa en el mito Acadio(Izre´el 2001:9). En la Épica de Gilgamesh XI 197 se puede apreciar que Utanapishtim fue admitido en la compañía de los dioses una vez que hubo oído su conocimiento secreto, y en este contexto también lleva el epíteto atra-hasis (George 2003: 716). La Épica de Gilgamesh, con su programática primera línea “Aquel que lo vio todo… lo oculto vio”, presenta al héroe como transmisor de la sabiduría antediluviana a sus contemporáneos. Había otros medios de preservación del conocimiento antediluviano, una manera era concebir a los apkallus como criaturas anfibias con apariencia de pez, capaces de sobrevivir en las profundidades del agua, y emerger de esta después de la inundación. Otra manera de preservar el conocimiento era inscribir la sabiduría anterior al diluvio en diferentes tablillas o piedras y sea enterrarlas o instalar estos portadores de conocimiento en lugares altos para escapar a la perdición(5). En la tradición Mesopotamia una fuente de información divina semejante eran las Tablas de los Destinos, que corresponden a las Tablas celestiales y al Pargod en 3 Enoch, donde estaban escritos los secretos divinos (Arbel 2006: 372)(6).


Hay listas cuneiformes que conservan los nombres de los sabios y reyes antediluvianos (ver Kvanvig 1988:159-232). Estas listas no son consistentes, “igual que en el caso de los reyes antediluvianos, los nombres y el orden de los sabios antediluvianos son bastante variables”(Borger 1994: 232). Oannes como primer sabio antediluviano en el relato de Beroso aparece como sabio primordial, cuyo nombre completo es Uanadapa en las listas cuneiformes. U-An y Adapa es la composición de este nombre, de la primera forma deriva Oannes en el relato de Beroso(7). El nombre Adapa puede haber sido originariamente un epíteto del sabio, que significa “sabio”, que vino a ser secundariamente un nombre (Lambert 1962:74). La tercera tablilla de la serie de encantaciones bilingües Bit Meseri contiene tres nombres, que aparecen en varios manuscritos, para el sabio en la séptima posición de la lista –Adapa, Utuabzu, y Utuaabba, de quien se dice ascendió al cielo(8).


Había probablemente una confluencia del primer sabio Adapa y el Séptimo rey Enmeduranki, ambos algunas veces eran acreditados con la séptima posición en la lista, y ambos recibieron sabiduría divina como resultado del contacto directo con los dioses(Kvanvig 1988:227). Además de a Enmeduranki, Enoch se asemeja a Adapa igualmente. En el mito Adapa pronuncia una maldición contra el Viento del Sur, que había hecho naufragar su barca en el Golfo Pérsico mientras pescaba, rompiéndole el ala(9). Fue llamado al cielo para explicar su acción, y siguiendo las instrucciones de su divino maestro Ea, rechazó comer y beber el alimento de la inmortalidad que le ofreció Anu. Realizó su ascenso al cielo como mortal, y, mediante la sagacidad de Ea, regresó a salvo a la tierra de su viaje vestido con ropas divinas, y ungido con aceite celestial (líneas 77-80) (Foster 2005: 529). 


La transformación de Enoch en el cielo según 2 Enoch 9:17-19 tuvo lugar de manera muy similar, hay vestidos y aceite como elementos principales para asumir la divinidad. Cuando Enoch llegó frente al trono divino, el Señor dijo a Miguel:


(8) Ve y despoja a Enoc de sus vestiduras terrenales y úngelo con Mi dulce ungüento y vístelo con las prendas de Mi gloria.(9)Y Miguel así lo hizo, tal como le había ordenado el Señor. Me ungió y me vistió; el aspecto de aquel ungüento supera el de la magnífica luz, y su ungüento es como el dulce rocío y su olor, suave, brillante como el rayo, y me miré a mí mismo y era como uno de sus seres gloriosos. (II Enoc 22:8-9).

 

El relato de Adapa ha sido algunas veces aplicado con éxito como interpretación de Gén. 2-3 (Mettinger 2007). Las similitudes han de ser atribuidas a su común fondo intelectual en el antiguo folclore del Cercano Oriente. En el mito de Adapa hay un humano (en Acadio: zer amiluti), cuya sabiduría es de origen celestial, y en contraste con el relato del Génesis, este no se acerca a la comida prohibida a la humanidad. Por lo tanto sirve como “ejemplo” positivo para la humanidad, especialmente para estudiosos como (Parpola 1993:xix). Siguiendo a Adapa, todos los sabios míticos e históricos habían recibido su conocimiento de manos de los dioses. Por lo tanto los adivinos Mesoptamios no poseían su propia sabiduría, sino que su conocimiento consistía  en los “secretos de los dioses” a ellos confiados (Dlenning-Bolle 1992: 55-56). El famoso “Catálogo de Textos y Autores”, encontrado en la librería Neo-Asiria de Nínive (K. 2248), adscribe la autoría de muchas series de sabiduría sacerdotal al dios Ea.


No es que se afirme que el mismo Ea escribiese esos textos o colecciones, sino que el conocimiento contenido en el corpus se origina “en su boca” (sha pi), que él era la autoridad para esos textos. En la tradición oral de los estudiosos, su papel como mediadores entre los dioses y los hombres es indicado por la frase Akadia sha pi ummani “de la tradición oral de los maestros”(10). En el catálogo citado arriba, Ea es seguido por el primer sabio antediluviano Uan-Adapa, al que le son asignadas dos series académicas desaparecidas, y por otros sabios(11).


Las diferentes series escribales estaban incluso relacionadas con los nombres de los sabios antediluvianos. Salvo algunas excepciones, los nombres de la mayoría de apkallus antediluvianos no tienen un significado reconocible. En algunos textos rituales que prescriben la construcción de figurillas de sabios, cada uno tiene un nombre que comienza con signo cuneiforme UD. Entre otras lecturas, el signo puede ser transcrito en Acadio como “día”, “tormenta”(umu), o “cuando” (enuma). Los nombres que comienzan con UD o u son dados particularmente al grupo de pequeñas figuras antropomórficas llamadas los umu-apkallu. Los nombres de estos sabios se refieren a “días” de excepcional esplendor y abundancia, la edad de oro antes del diluvio, como está representada en el arte Asirio del primer milenio(12).


La segunda lectura del signo, enuma, es una de las más comunes en los comienzos de las obras literarias, que sirve normalmente como título de las series cuneiformes. Los nombres de muchos apkallus antediluvianos son títulos o incipientes Sumerios de compendios de estudio, o de otras series cuneiformes (Hallo 1996:6). El otorgarle nombres a los sabios antediluvianos semejantes a los títulos de los tratados científicos sirvió al propósito de establecer la conexión explícita entre los estudios contemporáneos y primordiales. El compendio científico en contextos Mesopotamios eran textos sobre augurios, el estudio de los cuales era un privilegio especial de los sabios de la corte. Un texto roto Neo-Asirio de Sultantepe contiene una carta apócrifa del “sabio Adapa” a Alulu, el primer rey antediluviano(13). La carta cita augurios, dado que los estudiosos en la corte real Neo-Asiria habían de informar a los reyes de las señales observadas tanto en el cielo como en la tierra (ver Parpola 1993). En comparación, los nombres de los 20 Vigilantes principales en I Enoch 6:7 son en su mayor parte derivados de términos astronómicos, meteorológicos y geográficos, sus nombres están relacionados con sus zonas de experiencia (Milik 1976: 29). En ambos casos los nombres de los expertos antediluvianos los presentan como hipóstasis de los estudiosos y corpus presumiblemente secretos. 


Los colofones de las tablillas de los textos escolásticos en la Mesopotmaia del primer milenio muestran que eran considerados como conteniendo conocimiento secreto, disponible solamente para los eruditos(14). Todo el Corpus de artes como el exorcismo (ashiputu), medicina (asutu), interpretación de los presagios (barutu), lamentaciones rituales (kalutu), y astrología (tupsharrutu) consistían en “secretos de los eruditos”(nisirti ummani)(15), y “secretos de los sabios antediluvianos”(nisirti apkalli)(16). Todos los textos de las ciencias Mesopotamias, prácticos y teóricos, eran documentos secretos (ver Lenzi 2008: 95-100). Uno de los colofones que representa claramente la mitología de sucesión escribal, dice:


“……. Pomadas y vendas: probadas y revisadas, están disponibles, compuestas por los antiguos apkallus desde antes del diluvio, que Enlilmuballit, apkallu de Nippur legó en Shuruppak en el segundo año de Enlil-bani, rey de Isin. El que no conoce se lo puede mostrar al que conoce; el que conoce no ha de mostrárselo al que no conoce”(17).


Por lo tanto la genealogía de la tradición y técnicas religiosas fue relacionada completamente con la sabiduría de los apkallus. Dado que la concepción Mesopotamia de conocimiento fue preeminentemente asociada con tipos pragmáticos de esta, el término “sabiduría” denota los ámbitos de  habilidades técnicas y manufacturas igualmente (ver Pongratz Leisten 1999:310). En algunas inscripciones reales de la Mesopotamia del primer milenio, aparecen referencias al artesano real (ummanu), “que conoce el secreto” (ver Lenzi 2008:128-134). Estos artesanos como el carpintero Ninildu, el lapidario Ninzadim, el herrero Ninagl, el tallador de piedra Ninkurra, y el orfebre Kusigbanda eran los dioses patrones de los forjadores, manifestaciones del dios Ea, también identificados con los antediluvianos apkallus(18). Todas las artes usadas en las construcciones reales y proyectos de renovación eran atribuidas a estos sabios antediluvianos(19). En un texto ritual de construcción Neo-Babilonio de Babilonia la oración “Cuando Anu creó el cielo” (Enuma Anu ibnû shame) es citado, lo que explícitamente dice que Ea creó a estos artesanos en el comienzo de los tiempos(20).       


Comparado con el Libro de los Vigilantes 8:1, este enumera el primer grupo de artes prohibidos a la humanidad, el cual consiste principalmente en oficios y tecnologías útiles. Esta revelación de secretos prohibidos fue considerada una transgresión, porque promovía la promiscuidad y la violencia. Asael enseñó a los seres humanos cómo hacer cosas: 


Asael enseño a los seres humanos a fabricar espadas de hierro y armas y escudos…” (Nickelsburg 1991: 188)(21).


En el Libro de los Vigilantes 10:8, el autor dice: “y toda la tierra quedó desolada por las acciones de las enseñanzas de Asael” (Nickelsburg 1991: 215). Que los Vigilantes revelaron a la humanidad conocimiento secreto de origen divino, es afirmado varias veces en el Libro de los Vigilantes. Un catálogo de secretos revelados se encuentra en el Libro de los Vigilantes 8:3-4.


Shemihazak enseñó hechizos y el corte de raíces. Hermans enseñó hechicería para liberar hechizos y magia y oficios. Baraqel enseñó los signos de los relámpagos…. Y todos comenzaron a revelar misterios a sus esposas y a sus hijas. Y mientras los hombres morían el grito subió al cielo” (Nickelsburg 1991:188). 


Cuando se considera la lista de oficios prohibidos desde el punto de vista de los sacerdotes y estudiosos Mesopotamios, casi todo parece familiar. “Los hechizos y el corte de raíces” son relevantes para la medicina Babilonia (asûtu). Los oficios enseñados por Herman son habilidades usadas en los exorcismos, ashiputu. La pericia de Baraqel, cuyo nombre significa “Rayo de Dios”, involucra los “signos de Adad”, los presagios meteorológicos en las tablillas 37-49 de la serie Enuma Anu Enlil. Las dos primeras secciones largas de esta serie de presagios celestiales, los “signos del pecado” (Tablillas 1 a 22) y los “signos de Shamash” (tablillas 23-36) son enseñados a la humanidad en el Libro de los Vigilantes por los ángeles con nombres apropiados, Shamsiel y Sahri”. Finalmente, los “signos de la tierra”, enseñados por el ángel Arteqoph, probablemente no estén relacionados con la geomancia, sino con la serie d presagios terrestres Summa alu. El nombre de Arteqoph significa “la tierra es poder” (Milik 1976:155). 


Las artes divinas para la esposas y los menores se habrían considerado un grave  sacrilegio también en la antigua Mesopotamia. A partir de un conjunto limitado de pruebas, se puede inferir que se legisló un “castigo real” severo para un erudito, un experto en escritura cuneiforme si este elegía actuar así. El imperativo categórico en los colofones de las tablillas de no revelar su contenido a los no iniciados expresa una preocupación genuina por la seguridad de los eruditos mesopotamios (Lenzi 2008:149-60). Los Vigilantes que revelaban secretos divinos a mujeres terrenales a cambio de sexo han de ser tomados como una ironía hilarante y un testimonio de la postura polémica de los intelectuales judíos contra sus colegas mesopotamios.


De todas formas, la tradición Judía concerniente a los Vigilantes no era uniforme. Hay variantes en las historias que describen sus motivos y actividades más positivamente. El Libro de los Jubileos preserva una tradición que relata que Dios originalmente envió a los  Vigilantes a la tierra con el propósito de instruir a la humanidad en cómo realizar los rituales y en una conducta ética (Reeves 1992: 96). Hay una considerable cantidad de textos, según los cuales los Vigilantes fueron enviados por Dios con el propósito de instruir positivamente y cuidar a la humanidad (ver Nickelsburg 1991: 196). Por ejemplo, los Vigilantes son tratados en los Oráculos Sibilinos 1:87-103 como seres humanos, los que trajeron la cultura en su segunda generación. Son presentados como sabios y nobles, y sus innovaciones  son juzgadas positivamente: “Practicaban oficios de todo tipo, realizaron descubrimientos e invenciones de acuerdo a sus necesidades en medicina, agricultura, magia, etc.”(22)


Instruir a la humanidad era exactamente el papel de los antediluvianos apkallus en la tradición de Mesopotamia. Algunas historias variantes de origen Judío contienen otros elementos que pueden ser llamados remanentes del mito Babilonio, partes de la memoria popular que señala a su origen. Muchas variantes interesantes se encuentran en la medieval Midrash de Shemhazai y Azael Judía, una versión de lo que se supone fue la desaparecida Midrash Abkir(23). El episodio del descenso de los ángeles en esta fuente describe a una joven humana Istahar, que se mantiene pura usando las enseñanzas prohibidas de los ángeles. El nombre Istahar, con una variante “Estérah” en un manuscrito en la librería Bodleian (Milik 1976: 327) seguramente deriva del nombre Mesopotamio de la diosa Ishtar, y su ascenso a las estrellas en el relato es reminiscente del mito de su descenso y ascenso en la mitología Mesopotamia. 


Que los Vigilantes descendieron a la tierra con buenas intenciones también está en el fondo del fragmento Arameo 4Q530 de Qumran, que pertenece al Libro de los Gigantes. Contiene en un contexto roto (col. ii 7) la referencia a los “jardineros” (gnnyn) trabajando, nutriendo y protegiendo a los árboles, lo que connota a los Vigilantes antes de su apostasía (Reeves 1992: 95). Esta referencia a los “jardineros” ha de ser comparada con el Libro de los Jubileos 5:6, donde Dios envía a los ángeles a la tierra, y 4:15 especifica la razón : “en orden a instruir a los seres humanos y actuar (con) justicia sobre la tierra”. Según los Jubileos, solo después de la llegada y estancia entre los humanos es que se corrompieron y se desviaron debido a la irresistible belleza de mujeres mortales. La afirmación en el fragmento de Qumran que “los jardineros estaban regando” (gnnyn hww´mshqyn) puede ser una alusión a la misión educacional inicial de los Vigilantes(24). También se hace referencia a “grandes brotes” que salen de las raíces de los árboles en el fragmento (col. ii 8), lo que indica el nacimiento de los Gigantes. El jardín es eventualmente destruido por el agua y el fuego en la línea 10, lo que simboliza la llegada del diluvio (Reeves 1002: 6).


Desde una perspectiva comparativa, tanto la misión educativa de los Vigilantes como similitud con los “jardineros” tiene perfecto sentido. En relieves en los palacios Asirios y en algunos sellos, los famosos apkallus como hombres disfrazados de peces o como criaturas con cabeza de águila son asociados a menudo con el Árbol de la Vida. El “riego de árboles” a cargo de los Vigilantes en el Libro de los Gigantes tiene muchos precursores iconográficos en muchos relieves en palacios Asirios, donde los sabios rocían el Árbol o al rey con los “purificadores” en forma de cono (mullilu), y llevan en sus manos cubos con agua sagrada (banduddû). El árbol sagrado Asirio simboliza tanto el orden del mundo divino como el rey, que era su administrador terrenal. Al rociar el árbol con agua sagrada los sabios le impartían su propia santidad, para mantener la armonía cósmica, y así “asegurar el funcionamiento correcto de los planes del cielo y la tierra” (Parpola 1993: xx).


La escena sagrada en los relieves de los palacios Neo-Asirios también puede ser interpretada como representación simbólica de la actividad de los sabios en la corte. La idea central de toda la actividad de los sabios en la corte en el imperio Neo-Asirio encuentra su expresión en la frase “para vigilar al rey”, la cual se repite frecuentemente en las cartas dirigidas al rey (Parpola 1993: xxi). El significado completo de la frase involucraba vigilar, guardar y proteger al rey tanto del peligro físico como de apartarse del camino que los dioses habían decretado (Parpola 1993: xxii). El guardar “vigilando” al rey recuerda el pasaje visionario en I Enoch 14:23, donde los santos ángeles en el cielo no se apartan de la Gran Gloria o del Rey Celestial. La palabra Aramea usada para con esos santos ángeles es la misma (´yr) que también se usa para los Vigilantes (Nickelsburg 2001: 258). Otro texto Judío, el Rollo del Templo de Qumran (11QT 62:1-11), describe a los ángeles en el cuerpo de guardia del rey en términos similares: “los que no le dejarán solo, ….. que estarán siempre con él día y noche. Le guardarán de toda cosa pecaminosa” (Nickelsburg 2001: 266). Los ángeles en estos pasajes cumplen el mismo papel de guardar al Rey Celestial como hacían los estudiosos Neo-Asirios cuando guardaban al rey meticulosamente. 



La reclamación tanto de la ascendencia e igualdad respecto a las figuras divinas era importante para los reyes Mesopotamios e igualmente para los sabios.  

                                                   

------------------------------ 

  1. Cosmas enlaza el mito de la Atlántida con este complejo: “Sólo el Timeo basado en una fuente que no conozco, pero que quizá sea la Caldea, relata la historia de estos diez reyes, fingiendo que venían de más allá del Océano de la isla de la Atlántida, la cual, dice, se sumergió bajo el mar……”. Todo esto es mera invención, dado que no pudo indicar la situación de la isla, dijo que Dios la había enterrado en un sepulcro marino. Los gobernantes de Atlantis en este relato son comparables a los reyes y sabios antediluvianos Mesopotamios, especialmente a los sabios, los cuales tuvieron su origen y fin en el Apsu.
  2. J. Collins señala que la figura de Enoch toma elementos de los héroes míticos Mesopotamios en orden a demostrar cómo el héroe nacional Judío superaba en todo a los héroes de Mesopotamia (1998:46). 
  3. Beroso, Fragmento 1, (Burstein 1978: 13-14, 19).
  4. Evidencia de ello es la denominación sacerdotal gudu, que el sobreviviente del diluvio Ziusudra lleva en la versión Sumeria del diluvio (1.145). este término Sumerio se iguala con el Akadio pashishu literalmente “el ungido”, que es el título sacerdotal del sabio en el mito de Adapa (Izre´el 2001:9). El pedigrí del sobreviviente del diluvio estaba relacionado con los Vigilantes, como aparece en algunas partes de las tradiciones Judías acerca de Noé (Reeves 1993). 
  5. Esta variante aparece en Beroso, fragmento F4b, “todas las escritura” están enterradas en Sippar, la ciudad del dios Sol anterior al diluvio(Burstein 1978: 20). Una variante Judía en Jubileos 8:3-4.
  6. Al menos un mito Mesopotamio, LKA 146, presenta a los siete apkallus como poseedores de las Tablas de los Destinos, ver Denning-Bolle 1992:50; Lenzi 2008: 122-125.
  7. Ver Denning-Bolle 1992: 44-47.
  8. Ver von Weiher 1983:48 II. 1-13; Denning-Bolle 1992: 48-49.
  9. El texto histórico literario “Enmerkar y Adapa”, conocido por copias del primer milenio(Foster 2005: 531-32), y una crónica compuesta en forma de carta real ficticia, hace de Adapa el sabio del rey Enmerkar(Frahm 2010:93). Según la tradición representada por el relato-épico “Enmerkar y el Señor de Aratta”, este rey inventó la escritura cuneiforme, dado que los correos que usaba no eran capaces de memorizar sus mensajes. Es posible que la razón por la que Adapa es representado ocasionalmente como el sabio de Enmerkar sea porque era tenido como la mente detrás de la invención del alfabeto cuneiforme a cargo de los reyes.
  10. Parpola 1993: no. 8, rev. 2. Para colofones, ver Hunger 1968: nos. 120, 333, 471, 486.
  11. Según van der Toorn 2007-8, “el Catálogo lista las obras de la tradición cuneiforme según el orden de su presupuesta antigüedad…. Distingue tres eras sucesivas en la producción literaria. El grupo más temprano de textos son [de la boca de Ea], el segundo grupo de textos son de sabios anteriores al Diluvio, sobretodo ADapa, y el tercero y más grande grupo de textos son de varios escribas y estudiosos pos-diluvianos de gran renombre. Ver Rochberg 1999: 419-20; Lenzi 2008ª: 151-52.
  12. Wiggermann 1994: 225. Los nombres dados a las estatuas de 7 umu-apkallus en un texto ritual, es “día de vida”, “día de abundancia”, “día de esplendor”, “buen día”, “día con buena cara”, “día de justicia”, y “día que da vida a los fallecidos” (Wiggermann 1992: 8-9). Por otro lado, un grupo de monstruos y demonios también llevan los nombres que comienzan con el signo UD, el Día del rugido(u-ka-duh-a), o “Gran Día”(u-gal/ugallu). Están personificados por días de muerte y destrucción, como el día en que uno muere, el “Día Malo” (umu lemnu, U4), el mensajero del mundo subterráneo, el dios Erra (Wiggermann 1994: 225-26). Dado que el signo UD puede también ser leído como “tormenta”, esos malos espíritus “llenan la tierra como una mala tormenta (umu lemnu), una tormenta dirigida desde el cielo hacia la tierra” como en las encantaciones Utukku Lemnuto 4, 15-16(Geller 2007: 203).
  13. La carta es STT 2:176+185. Ver Hallo 1996:7; Denning-Bolle 1992:51.
  14. Ver Lenzi 2008: cap. 3.
  15. Ver Hunger 1968: nos. 98, 519
  16. Ver Hunger 1968: nos. 303, 328.
  17. Hunger 1968: no, 533, ver Lenzi 2008ª: 150; Denning-Bolle 1992:50.
  18. Walker y Dick 1999:62-63. El que los forjadores reales tuviesen acceso a literatura secreta se puede inferir de SSA 16 65.
  19. Por ejemplo, el artesano de Ninildu y Kusigbanda en la inscripción de Nabucodonosor II, “la barca sagrada de Nabu busqué y reparé….
  20. Esta oración es bien conocida en otros manuscritos también: “Cuando Anu creó el Cielo, y Nudimmud (=Ea) creó el Apsu, su morada, Ea sacó arcilla del Apsu y creó al dios ladrillo para la renovación del Templo… 
  21. Los sabios en la épica de Erra 1:161 son comparados con “piedras de elección” (abnu masquti). Algunos textos Babilonios presentan a los sabios Lu-Nanna y Taqis-Gula como expertos en la naturaleza de varias piedras, ver A. Schuster-Brandis, Steine als Schutz und Heilmittel. AOAT 46(Münster 2008), p. 310. 
  22. Ver J. L. Lightfoot, Sibylline Oracles: With Introduction, Translation, and Commentary on the First and the Second Book (Oxford: University Press, 2007), pp. 352-361. 
  23. Los pasajes relevantes del mito de los Vigilantes en esta midrash aparecen reunidos, traducidos y analizados por Jung 1926: 104-6; Milik 1976: 321-329; y Reeves 1992: 84-88, 92-95.
  24. Especialmente dado el nexus exegético común en al literatura Judía entre “agua” y “Torah” (Reeves 1992: 6). La sabiduría estaba asociada con el agua del Apsû en las fuentes Mesopotamias.     

  

     








No hay comentarios:

Publicar un comentario